English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Jugar a ser artista es el único modo que tengo de “echar afuera” mi melancolía.


Los libros no se tiran


Con sus pequeñas manos, pero con tesón, el niño iba recogiendo los libros del suelo y  los depositaba en un banco de la Plaza, donde unos hombres le animaban en su tarea a risotadas mientras bebían cerveza.  

Los libros son sexis

 


La fantasía textual de los libros es que los comas y punto

 Qué ingenioso eslogan.  En mi caso los como, los devoro, los digiero y, en muy pocas ocasiones, me muestro indiferente a sus encantos.

Lenguaje corporal

 

La luz de mediodía y la cabeza velada le daban un aíre de virgen icónica que captó mi atención. Esperé tenerla más cerca y disparé. Desde mi posición elevada sobre el paseo de la playa, sólo tuve la oportunidad de un clic 

Pareidolia a pie de calle o el alma de los objetos inanimados

Cuando el Dragón despertó de su plácido sueño, la nieve ya no estaba allí

-Oh, estoy muerta de miedo... 
  

 De verdad que miré alrededor intentando descubrir la angustia de la pequeña moto.

La pareidolia es un fenómeno psicologico que hace que las personas veamos caras en lineas aleatorias o sombras de objetos inanimados. En mi caso, no sólo veo caras, sino que esas caras tienen "emociones"

El general sigue teniendo quien le escriba

  

Querido General, regreso un atardecer más a buscar en su reflejo la inspiración perdida y, mientras rodeo la fuente en la que habita buscando su alma y la mía, rememoro el apasionado romance espitolar que mantuvimos al ritmo de las Estaciones... Clic

Si te apetece recordar conmigo clica AQUÍ

AQUÍ y AQUÍ

Abrazar una flor gigante con brazos diminutos

Pensé que le podían intimidar las flores gigantes, pero Sara, depués de emitir una entusiasta exclamación de asombro, se soltó de mi mano y corrió hacia una de las flores con los brazos abiertos.
 

Los dioses que me visitan. Pareidolia y Mitología de andar por casa


Pegaso, el indomable caballo volador al que Zeus encomendó el rayo y el trueno, pasa veloz por mi ventana dejando el aire impregnado de olor de lluvia antes de caer


Aparece Saturno, que lamenta que lo representen como a un viejo encorvado devorador de niños, confundiéndolo con el griego Cronos. 

Me ofrece un cuenco con semillas que planto en una maceta.