English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
Jugar a ser artista es el único modo que tengo de “echar afuera” mi melancolía.


Desordenando el Mundo para dejarlo a su medida

 
 
La niña correteando descalza por el Museo ordenando a su antojo me pareció irresistible, pese a la luz y respetando su identidad hice clic, clic, clic.

10 comentarios:

Tesa Medina dijo...

En este tipo de fotos vale más la rapidez que la técnica, o te pierdes el momento.

Reconozco que a mí me falta equipo y mucha técnica, pero si no hay que utilizar las rodillas todavía puedo ser rápida.

Esa niña corriendo descalza y desordenando los folletos con tanta pasión, sin importarle el entorno y los visitantes, me pareció un soplo de aire fresco en este mundo tan encorsetado.

Por supuesto que la joven madre iba detrás recomponiendo el orden y el concierto.

¿Qué preferís en las fotos: la belleza perfecta o el instante decisivo?

Ya me contáis y muchas gracias por pasar por aquí.

Mimaos.

Gumer Paz dijo...

Hola Tesa, contestando a tu entrada, te diría que suelo dar más importancia al instante decisivo. A fin y al cabo la fotografía es un instante; una fracción de segundo que robamos al presente antes de que se convierta en pasado y recordarlo en el futuro.
Lo de que te falte equipo y técnica, pues no, que quieres que te diga. El mejor equipo eres tu y la mejor técnica es la forma que tengas de mirar.
La fotografía es un lenguaje y da igual qué herramienta uses. No estamos hablando de hacer un catálogo de producto ni de fotografía científica. Hablamos de arte y de transmitir sentimientos y vivencias, y tu, no me equivocaría al decirlo, lo haces de maravilla.
Por cierto, me han encantado las fotos, y la anterior "Oído selectivo" es una pasada. Qué buena eres!
Un beso :)

jfbmurcia dijo...

Fuiste capaz de plasmar la espontaneidad de la que hacen gala todos los niños del mundo. Saludos.

llorenç Gimenez dijo...

Hola Tesa.. Yo siempre aprendo de ti, y te diré que aprendo esa capacidad que tienes para captar instantes, instantes que tienen vida..
A mi me atraen los detalles, a ti te atraen los detalles, pero los detalles con vida propia, eres un genio.. Abrazos genio del instante.

Esmeralda dijo...

Me encantan esos momentos, son geniales y a veces irrepetibles...ellos son así, lástima que se pierda esa espontaneidad ... claro que de mayores no se si nos lo consentirían

Abrazos

Lu dijo...

Tesa querida
Ya lo dije en otra entrada "como siempre tu "clik" es en el instante preciso". Y de fotografía, también lo dije alguna vez, no soy entendida. Así que no me doy cuenta si la calidad es para más o menos. De lo que sí me doy cuenta es de los momentos que siempre "pescas" que son "sublimes"
¡Maravilla de nenita! Y maravilla de madre, que se tomó el trabajo de reordenar. No todas lo hacen...¡Y eso me enoja!... No la espontaneidad de los peques, sino la desidia de los adultos que no piensan en los demás.
Un abrazo

Manuel dijo...

En esta ocasión, comparto la opinión de nuestro común amigo Gumer, gran fotógrafo, como tu, por eso mismo he leído su comentario, ya que no suelo hacerlo para no dejarme influenciar en mi opinión.
El saber captar estos momentos cotidianos, es un valor añadido a lo que yo entiendo como fotógrafo, convirtiéndolo además en reportero gráfico. Al menos así lo entiendo yo.
Un abrazo.

Ildefonso Robledo dijo...

Ay, he visto a mi nieto alborotando, pleno de gozo, por ese espacio...
Un abrazo, amiga

ñOCO Le bOLO dijo...

·.
Para mi gusto, el momento es siempre decisivo... siempre y cuando ese momento tenga 'contenido'. La técnica, el equipo, no son más que meros instrumentos al servicio de un ojo y un cerebro. Por si solos no harían nada. Haz la prueba. Sienta una Canon D1 (6.000 euros objetivos aparte) en una silla y verás que ni se mueve. Tú si te mueves. Y se nota.
De la niña... suyo es el futuro.

BPdMyN

La Mirada Ausente · & · Cristal Rasgado

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Como si lo contaras como aquellas historietas gráficas, pero aquí es tu lente feérica la que narra. UN abrazo. carlos